Me voy…

“Me voy para no volver jamás. Iré donde no pueda perseguirme el dolor y desengaño. Jamás pensé, ni en el delirio inmenso de mi dolor, que nuestro amor tendría un fin así. Mi pluma tiembla en la mano de rubor, mi corazón llora con el llanto de un criminal cobarde ante el patíbulo. No sé de mi existencia más que por un profundo sentimiento de hastío. ¡Sí, me voy. Ya no espero nada! Seré una autómata, seré una miserable ruina ambulante, seré una maldición viva.”

Mi buen amor

Mi Buen Amor
Pues la verdad no hay otra cosa
Que yo pueda hacer
Tu no cambias no me vas a convencer

De que ahora si
Todo va a estar bien..

¿Hasta cuándo?
Seguirás pensando
Que puedes jugar a pedir sin nada dar
Pues ahora no estaré esperando..

Mi Buen Amor
Si no quieres regresar
¿Porque vuelves a buscarme una vez más?
No me pidas que te de una última noche

Mi Buen Amor
Parece fácil para ti
Alejarte y para luego exigir
Que te quiera

Como si nada, nada, nada
Yo sintiera..

Después de todo
Lo que tuve que pasar
Las terapias los amores de mentira
Mas mentiras

Y ahora quiere que sea tu amiga
Pues amigo
¿Dime cómo borro esto que siento?..

Mi Buen Amor
Si no quieres regresar
¿Porque vuelves a buscarme una vez mas?
No me pidas que te de una última noche

Mi Buen Amor
Parece fácil para ti
Alejarte y para luego exigir
Que te quiera

Como si nada, nada, nada
Yo sintiera..

Mi Buen Amor

Carta a Alejandro mantecon III 

No entiendo como existen personas que pueden sentirse bien con ellos mismos sabiendo que emocionalmente destruyerona alguien. Sobre todo a quien dio todo por ellos. 

La conciencia en sus casos no existe y más bien viven del orgullo. El karma llega en cualquier momento, la vida da muchas vueltas. 

En mi caso si he causado dolor y no me siento orgullosa de ellos es más siento pena de mi por bajar a un nivel en donde siempre he luchado por no estar. 

El dolor puede cambiar a las personas. Puede llevarlos a cometer muchos errores. Pero es más valiente quien reconoce el error y pide disculpas, quien no lo hace sigue pudriendo su alma. 

Carta a Alejandro Mantecon II

Hoy me siento un poco mejor. A ver si esta vez logró escribir y vaciar estos pensamientos y sentimientos que me agobian.
Recuerdo a ratos con tanto cariño y luego con mucha ira y pena el como fui capaz de dar todo por quien me ofreció ser parte de su vida.
Recuerdo muy bien tus mensajes aduladores. Tus preguntas y tus escrito que de vez en cuando los leo para convencerme de lo astuto que fue tu juego. Por dios como pude caer en esto una vez más. Sobre todo siendo tu Alejandro quién sabía toda la historia pasada.
Querías que fuera a México a verte. Me invitabas a tus viajes (Argentina) dijiste muchas veces que te habías enamorado y no sabías que hacer con eso! Que tonto fue mi corazón al creer todo lo que me escribías.
Puede el corazón ser tan o más ciego que cuando cierras los ojos? Puede este tener la capacidad de dimensionar que la decisión que tome va a traer complicaciones? Qué haces tú corazón que te entregas tan fácil al amor. Creo que tienes una capacidad innata en autodestruirte.
Como me pesa tu nombre aún Alejandro. No sabes cuánto mal haz hecho y en lo que me he convertido con todas tus promesas inclumplidas y tu grandeza al jugar con este corazón que se abrió completamente a ti pese a que muchas veces te dije que no siguiéramos que terminaríamos dañandonos a nosotros a otros.
Solo recuerdo tu mensaje. Aún lo leo para conversarme de quién decías ser y quién eres en realidad.
“Jamás quiero dejar de saber de Ud, yo la valoro y alguien importante en mi vida, quiero que sea mi vida y nunca se aleje de mi”
Lo siento… ya no puedo escribir más por hoy….

Carta a Alejandro mantecon 

He escuchado muchas veces que el escribir ayuda a botar las penas no solo del corazón si no también la que más duele, la del alma. Alguien ha sentido ese dolor? Pensé que no existía hasta que lo conocí. 

Deseo seguir escribiendo pero me encuentro justo en este momento en este precisión instante en que lo iba a realizar con que las lágrimas salen no de mis ojos sino de esa alma mutilada una vez más. Si, una vez más ya que en un momento logre repararla a pesar de todo el daño recibido y que en su momento me resistí a darle al amor una nueva oportunidad.

Que crueldad la mía permitir que me mutilaran una vez más. Perdóname corazón por crearte nuevamente este dolor pese a tus advertencias. 

Alejandro tengo tanto que expresarte pero mis manos se niegan a permitirle a mi corazón abrirse en esta ocasión. 

Espero que ellas logren un acuerdo y me ayuden a vaciar este dolor. 

Veremos qué hará el tiempo en esta encrucijada tal vez el logre la tregua. 

Tiempo.

Una palabra tan corta tanto al escribirla como al pronunciar. Podrá esta pequeña palabra ayudarme? lo pregunto y me lo cuestiono… va un par de meses tratando de que esta pequeña me alivie… No es tonto lo que digo, siempre escuche decir, deja… el tiempo lo sana todo… y aquí estoy como el primer día preguntándome lo mismo…

Tiempo ya has tu trabajo…